gtag('config', 'AW-457185944');

3 Metodologías de TIC

3 METODOLOGÍAS DE TIC PARA LAS AULAS

En este apartado les presentaremos 3 maneras de implementación de metodologías TIC en aulas de clase, que creemos será de mucha ayuda para el lector en cuestión. 

Primero, para aquellos desconocedores de lo que son las metodologías TIC, son herramientas de innovación en el ámbito educativo, pero como toda herramienta, necesita ciertos condicionamientos previos para poder ser utilizada correctamente, una de ellas en definitiva, es introducirlas en el ambiente propicio para que pueda ser correctamente implementada como instrumento. Aunque no debe ser confundido, con su finalidad en sí por su genética.

Así que empecemos:

1. APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS  (ABP):

Así como los docentes son participes y actúan a tiempo en cada una de las maneras en que guían de manera correcta. Así mismo los estudiantes se enfrentan a un escenario de la vida real en el contexto en el que se estén desempeñando. De igual manera, adquiere conocimiento de forma tal que puede poseer habilidades como: 

 – Identificación y selección de materiales apropiados.
–  Establecer rutas de aprendizaje precisas.
–  Añadir procesos de evaluación.

Desde esta perspectiva veremos que el docente dejará el papel de directivo en términos generales y pasará a ser un rol más guiado, más exploratorio, así mismo la metodología de aprendizaje se recompone desde un aprendizaje activo e individual dentro del grupo, es decir, desde el entendimiento de que son ellos, pero que de igual manera deben tener en cuenta en algunos procesos de sus compañeros de equipo. siendo de alguna forma autodirigido. 

De la mano, la relación entre el problema y quien lo enfrenta genera así un estímulo de motivación que redirige todas las alternativas para que la solución sea mucho más efectiva y sea mejor implementada en contextos reales y mejores.

2.  APRENDIZAJE BASADO EN EL PENSAMIENTO:

Son metodologías que rastrea constantemente que el alumnado alcance un pensamiento acorde y bien hecho. Hablamos de un planteamiento activo, en el que cada individuo construye su propia manera de comunicación trabajando los temas presentes en el currículum.

El Aprendizaje Basado en el Pensamiento es una metodología de enseñanza en la que se fomenta que el alumnado adquiera destrezas de pensamiento eficaces (contrastación, clasificación, formulación de hipótesis, etc.), que vayan más allá de una simple memorización. En este contexto, el profesorado tiene un rol de guía o facilitador, que presenta retos al alumnado con la intención de que “aprendan a pensar” y acaben desarrollando un pensamiento crítico, analítico y creativo.

Uno de los aspectos más interesantes del (TBL) es la implementación de técnicas gráficas organizacionales, que permiten visualizar los distintos atributos y revisar de manera sencilla la secuencia lógica del pensamiento.

Entre las ventajas de esta metodología puede destacarse que:

  • Se incrementan destrezas de búsqueda y de contraste de información.

  • Se apropian hábitos de razonamiento, reflexión y toma de decisiones para la consecución de metas previamente definidas.

  • Se genera la capacidad de detectar problemas y buscar soluciones innovadoras para resolverlos.

  • Se mejora la competencia comunicacional, ya que el alumnado debe argumentar sus hipótesis, mantener una escucha activa hacia el resto de las propuestas y ser capaz de detectar cuáles, de todos los elementos, estos mismos van a ser los que fomenten un trabajo eficaz.

  • El aprendizaje se produce a través de la exploración en un contexto real lo que hace que el aprendizaje sea más significativo y permanente al paso del tiempo

    De las formas más importantes de esta metodología es la destreza para buscar y diferenciar o contrastar la información de forma tal que sea una ventaja organizacional. Por otra parte, los hábitos que se desarrollan para la obtención de resultados en unas métricas y objetivos definidos desde el principio, tener cierta mentalidad definida para el proceso respectivo.

3.  APRENDIZAJE COLABORATIVO: 

El aprendizaje cooperativo es un método de aprendizaje basado en el trabajo en equipo del alumnado. Incluye múltiples técnicas en las que este trabaja conjuntamente para lograr objetivos comunes de los que son responsables todo el equipo.

Existe por otra parte el concepto de aprendizaje colaborativo. Hay autores que no hacen diferencias entre ambas estrategias metodológicas, pero otros, como Zañartu (2000), afirman que la diferencia básica es que el aprendizaje cooperativo necesita de mucha estructuración docente para realizar la actividad mientras que el aprendizaje colaborativo necesita de más autonomía grupal y poca estructuración docente de la tarea. En el aprendizaje colaborativo el alumnado diseña su estructura de interacciones y mantienen el control sobre las diferentes decisiones que repercuten en su aprendizaje, mientras que, en el aprendizaje cooperativo, es el profesorado quien diseña y mantiene casi por completo el control en la estructura de interacciones y de los resultados que se han de obtener (Panitz, 2001). La diferencia por tanto entre estas estrategias es el grado de estructura de la tarea y de las interacciones entre el alumnado.

Deja un comentario